Ford Mustang Shelby GT 500

El Nacimiento de una Leyenda

Ford Mustang Shelby GT 500

Ford Mustang Shelby GT 500

Ford es una de las empresas a las que debemos el sueño de poder desplazarnos autónomamente y experimentar la sensación de libertad cuando conducimos un automóvil, de hecho son responsables en gran medida de su popularidad debido a su sistema de producción masiva siguiendo las teorías de Taylor.  Henry Ford pudo cumplir finalmente sus palabras “Voy a construir un coche para el pueblo, el automóvil universal”, el elegido fue el Ford T.

Con la implantación del automóvil en la sociedad, se explotaron las bondades que representaba este para la económica, al facilitar el transporte y por su inmediatez,  pero pronto se avanzó hacia otras finalidades como eran las competiciones de motor que ampliarían aún más su influencia en la sociedad, ahora en el contexto del ocio (pero ligado a la economía en definitiva). Producto de ello se empezó a asimilar algunas de estas características de la competición en los coches de calle, los clientes empezaron a experimentar  sensaciones únicas, como aceleraciones desconocidas, poder de tracción en terrenos serpenteantes o velocidades hipnóticas.

Todas estas razones y otras muchas son culpables de la creación del Ford Mustang Shelby GT500.

Ford comenzó la gestación del Mustang a inicios de la década de los 60, impulsado por Lee Iacocca, vicepresidente mundial en aquel entonces de Ford, el cual tenía muy claro que había un importante mercado de entusiastas de un automóvil deportivo, pero que por razones económicas no podían acceder a él (¿alguien dijo, Corvette?). Era necesario ofrecer una estética  y unas sensaciones al volante deportivas a un precio accesible.

Gene Bordinat realizó el primer concepto de diseño, modelo que se presentó en 1962, el cual disponía de una estética futurista y un motor V4 de 109 CV, fue realmente Joe Oros quien imprimiría el carácter definitivo del Mustang en este nuevo prototipo.

Todos Queremos Uno

Ford Mustang Shelby GT 500 1969

Ford Mustang Shelby GT 500 1969

Finalmente en el año 1964, Ford presentó el Mustang en el New York World´s Fair, el público al contemplarlo dio inmediatamente la razón a Lee Iacocca, hasta el punto que Ford se vio desbordada. La totalidad de coches vendidos fue de 417.000 unidades hasta finales de 1964 y alcanzó el millón en 1966, cifras que convirtieron al Mustang  en el coche más vendido.

Si el Ford T fue el automóvil del pueblo, el Ford Mustang logró ser su deportivo. Su precio era asequible para su época (2.368 dólares), contaba con numerosas opciones (dirección asistida, diferentes carrocerías, etc) y motores que empezaban en los V6 y llegaban hasta los V8, todo ello con la visión de adaptarse al gusto del cliente, lo que lo convirtió en un éxito.

Su repercusión llegó al cine con la película de James Bond, Goldfinger (1964), su popularidad era tal que otros fabricantes siguieron la estela de este concepto de automóvil, que podemos identificar como Pony Cars.

Plymouth, Mercury, Pontiac o Dodge reaccionaron para presentar batalla, aunque su rival por antonomasia fue (y sigue siendo) el Camaro, creado por Chevrolet en 1966 para batir al Mustang en el circuito y en los concesionarios.

Shelby Mustang GT 500, llegó el Séptimo de Caballería

Ford Mustang Shelby GT 500 Engine

Ford Mustang Shelby GT 500 Engine

La gran potencia del Camaro y su musculoso diseño necesitaba respuesta, la cual se realizó gracias a la alianza histórica entre el ex-piloto Caroll Shelby y Ford, fraguada un año antes (cooperación de la que se beneficiaría también el GT40).

Esta comenzó cuando Caroll Shelby tomó como punto de partida el Mustang con carrocería Fastback (2+2), y aportó su experiencia a esta versión llamada GT350, que por primera vez superó los 300 CV (306 CV en total) con un motor V8 denominado “Hi-Po”, que fue la base para el GT350 R empleado en los circuitos.

Esta experiencia sirvió para desarrollar un GT de alta cilindrada que pudiera “echar un pulso” al recién lanzado Camaro, ese día llegó finalmente cuando el Shelby Mustang GT500 hizo su aparición.

El GT500 creció en sus medidas para alojar el motor de 7 litros (casi nada) con 355 CV declarados (aunque se estima que superaba los 400 CV reales), Carroll Shelby declararía años más tarde que “Este es el primer coche del que estoy muy orgulloso”.

El GT500 disponía de 4 marchas manuales o 3 automáticas, y presentaba un equipamiento  de serie completo que incluía extras como el aire acondicionado o la tapicería de cuero,  además se introdujeron cambios estéticos en las ópticas y en la parrilla, así como en las tomas de aire.

Ford Mustang Shelby GT 500 interior

Ford Mustang Shelby GT 500 interior

Posteriormente este GT500 tuvo una versión llamada KR (King of The Road), pero fue el GT500 Super Snake el que sobrepasase todos los límites, con más de 500 CV, basado en el  motor del GT40 que batió a Ferrari en Le Mans, del que solo se fabricó una unidad.

La popularidad del Mustang, se vio reflejada en la película Bullit (1969) protagonizada por el gran entusiasta del automóvil Steve McQueen, el cual recorría las calles de San Francisco con su Mustang GT 390 Fastback (325 CV),  persiguiendo a los “malos”, a bordo del implacable Dodge Charger (rival de la época).

Para aquel entonces el Mustang había conseguido retener el favor del público, pese al gran éxito también de su principal competidor, el Chevrolet Camaro. Esta competencia sin cuartel sólo redundo en beneficios para los clientes de una u otra alternativa. Este tiempo se recuerda como la época dorada para este segmento de automóvil, antes de que la crisis del petróleo le pusiera fin.

Además el cine le regalaría un homenaje al GT500 en el siglo XXI con el remake de 60 Segundos (2000), en el cual se convertiría en el auténtico protagonista de la película, pese a ser “compañero de reparto” de una amplia selección de bellezas de renombre como Ferrari, Mercedes o Lamborguini. Fue Eleanor (nombre con el que se identifica al GT500 en el film) con su estética atemporal y carácter pronunciado quien atormentaría a Nicolas Cage durante todo el film,  al resistirse a la conquista.

Hoy, el Ford Mustang sigue en plena forma, manteniendo una estética que emana de esta época dorada, con nuevas motorizaciones, tecnologías pero manteniendo el espíritu salvaje, y su filosofía de accesibilidad en favor del público, identidad con la cual fue concebido originariamente.

Ficha técnica Ford Mustang Shelby GT 500
Año de lanzamiento 1967
Motor V8
Cilindrada 6.997cc
Potencia 355 CV a 5.400 rpm
Par motor 571 Nm a 3.200 rpm
Caja cambios Manual 4 velocidades
Peso 1.491 kg
Dimensiones (largo x ancho x alto) 4.740 x 1.800 x 1.311 mm
Velocidad máxima 207 Km/h
Aceleración 6 s de 0 a 100 Km/h

Autor Carlos Molina

 

By | 2017-04-13T17:41:15+00:00 abril 24th, 2017|Coches|0 Comments

About the Author: