Ferrari 250 GT

¿En tus Sueños que Coche Conduces?

Desde nuestra tierna infancia algunos ya tenemos el impulso por imitar el control y el sonido de un coche concreto. Un coche que suele ser rojo, y aunque no sepamos su nombre por nuestra corta edad, ya tenemos el deseo innato de poseer uno. Efectivamente, no podía ser otro que un Ferrari.

Con una pasión que va más allá que la de fabricar un simple coche, Enzo Ferrari engendraba sus coches de carreras en su taller con auténtico mimo y perfección, para que fueran inalcanzables en la competición, la cual fue su cuna desde que en 1929 se fundara la marca del Cavallino Rampante con sede en Maranello.

De las Carreras a la Carretera

Ese espíritu indómito que nació por y para la competición, finalmente se vio reflejado con títulos en las distintas competiciones en las que la Scuderia hacía acto de presencia, como en la Mille Miglia (1948), las 24 horas de Le Mans(1949) o en la Formula 1 (1961). Para comprender como veía la competición el mítico Enzo Ferrari, convendría citar una de sus frases, que los entusiastas del motor entendemos muy bien: “Vencer es bello, pero combatir es mucho mejor”.

Este nivel competitivo requería de un importante apoyo económico; algo que propició la idea de que la Scuderia Ferrari emergiera también como empresa comercial de coches deportivos con la idea de apuntalar y potenciar su posición de prestigio en los circuitos.

Esta nueva realidad posibilitó que los conductores experimentaran las emociones de pilotar un Ferrari en su vida diaria más allá de los circuitos. Su primer modelo fue el 125 S de 1947, que estaba propulsado por un motor V12 de 1,5 litros fatto in Maranello.

De la Artesanía a la Factoría

La década de los 50 sería una etapa clave en la nueva filosofía de la marca de coches deportivos. Presentó en 1953 el modelo 250 Europa, que emanaba de los modelos de carreras, como el 250 S o el famoso 250 Testa Rossa, uno de los autos de Ferrari más laureados en competición.

Un año más tarde Ferrari presentó en el Salón de París el primer modelo de la serie GT, bautizado como 250 GT Europa, diseñado por Sergio Pininfarina. Tenía una distancia entre de ejes de 2600 mm, menor al primer modelo presentado el año anterior que era de 2800 mm, pero la diferencia más notoria era el nuevo bloque motor V12 de 2953 cc y 220 cv alimentado por tres carburadores Weber y desarrollado por Gioacchino Colombo. Aceleraba de 0 a 60 mph en 7 segundos y superaba las 140 mph. Este motor sería el elemento vertebrador entre los modelos de 250 GT posteriores.

En los sucesivos años fueron apareciendo nuevos y diferenciadores modelos del 250 GT con diferentes sobrenombres unidos al de GT, que fue agrandando la producción de Ferrari poco a poco (Coupe, Berlinetta, Cabriolet, Spyder, etc). Fueron los responsables de ir forjando el devenir de marca de superdeportivos de leyenda.

Dentro de esta gran familia hubo 3 hermanos destacados: el 250 GT Lusso, el 250 GT SWB y el hermano mayor 250 GTO, nacido únicamente para la competición.

250 GT Lusso (GTL)

El bautismo de este coche (Lusso significa lujo), nos proporciona ya una nítida declaración de intenciones de lo que pretendía Ferrari con este modelo, del que tan solo construyeron 350 unidades exclusivas a partir del año 1964.

La version Lusso sigue siendo uno de los diseños más recordados no solo de la serie 250 GT, sino en la historia de la Scuderia. Sus creadores fueron Pininfarina y el legendario carrocero Scaglietti, que lo esculpió con proporcionalidad y belleza en acero, y ciertos elementos en aluminio como las puertas, capo o maletero para aligerarlo.

Heredó gran parte de la suspensión de su hermano de carreras, el GTO,  y el V12 característico de la serie se potenció hasta los 250 CV a 7300 rpm. Con 4 velocidades y con unos frenos hidráulicos desconocidos hasta entonces, compartía gran parte de su mecánica con el 250 GT SWB. Todos estos detalles unidos junto a su impresionante sonido, el cual daba sus mejores acordes cuando el motor se encontraba cercano al corte de inyección, envidiables aún a día de hoy a pesar de su más de medio siglo de vida. Este mimo en la concepción del motor se puede entender mejor en una cita de su fundador, “Yo no se como es el alma, pero si es que existe, los motores deben tener una porque se quejan, se desesperan, se rebelan y se comportan como niños a los que se forma, día a día”.

El interior del Lusso hacía gala a su nombre con un interior de lujo,  y una holgada  amplitud debido al concepto del motor adelantado, llegando a rivalizar con el GTE que fue el primer 2+2 de Ferrari (inseparable coche familiar del propio Enzo Ferrari).

Entre los poseedores de este mítico 250 GTL  estuvo el actor y apasionado de los coches Steve McQueen (en su filmografía queda reflejada su pasión por las 4 ruedas en titulos como Bullit (1968) o Las 24 horas de Le Mans (1971). El 250 GTL conducido por Steve McQueen restaurado llego a subastarse por 5 millones de libras.

250 GT SWB

No podemos olvidarnos del gran turismo 250 GT SWB (corta distancia entre ejes), que responde al concepto de coche de calle que podía disputar una carrera y ganarla sin problemas. Estaba diseñado por Pininfarina y desarrollado por Giotto Bizzarrini, Carlo Chiti y Mauro Forghieri. También se fabricó una versión denominada 250 GT California Spyder SWB con distancia corta entre ejes para el mercado estadounidense.

Para competición finalmente se realizó un modelo exclusivo el 250 GT SEFAC, que contaba con 6 carburadores Weber (el doble que llevaban los GT de calle), chasis enteramente en aluminio así como mejoras en la mecánica para pasar de 250 a 295 cv.

La Perfección No Existe ni en el 250 GT, Afortunadamente

Lamborguini 350 GT

La perfección no existe pese a buscarla con insistencia como es el caso de Ferrari. Al parecer Enzo Ferrari no le sentó muy bien el día que Ferruccio Lamborghini vino a quejarse de su 250 GT ,debido a un nuevo fallo en su embrague. Ante las críticas Il commendatore, le aseveró que un fabricante de tractores no entendía de deportivos. Estas palabras provocaron que Ferruccio pasara a la acción para construir su propio superdeportivo Lamborghini (algo que le agradecemos). En el Salón del Automóvil de Ginebra de 1964 fue presentado el Lamborguini 350 GT, un rival de altura para competir con el 250 GT, y con la propia Ferrari.

La Fabrica de Sueños Inagotable

El éxito de todos los modelos construidos desde 1953 hasta 1963, supuso la expansión paulatina de Ferrari como marca de superdeportivos. Sus triunfos en la competición y sus increíbles deportivos de calle, se retroalimentaron mutuamente convirtiendo la marca en símbolo de status…cada creación de Maranello es un sueño, poseas un Ferrari o no, como diría Enzo Ferrari.

Todas estas exclusivas obras de arte en la actualidad alcanzan valores de millones de dólares en el mercado de subastas actual.

Ficha técnica Ferrari 250 GT Lusso
Año de Lanzamiento 1962
Motor 12 cilindros en V (refrigeración por agua) 24 válvulas, 3 carburador doble barril
Cilindrada 2.953cc
Potencia 250 CV a 7.500 rpm
Par motor 255 Nm a 5.500 rpm
Caja cambios Manual 4 velocidades
Peso 1.310  kg
Dimensiones (largo x alto x ancho) 4.410 x 1.750 x 1.290 mm
Velocidad máxima 240 Km/h
Aceleración 7,1 s de 0 a 100 Km/h

 

Autor Carlos Molina

By | 2017-04-13T18:26:34+00:00 enero 25th, 2017|Coches|0 Comments

About the Author: