Ayrton Senna

Ayrton Senna

Ayrton Senna

Ayrton Senna, el Rey del Asfalto

 

Hay muy pocos pilotos capaces de transcender mas allá de la propia competición, uno de estos elegidos es Ayrton Senna (nacido en Sao Paulo en 1960).

Corría el año 1984, año en el que todos los focos estaban dirigidos al box de McLaren-Honda y sus pilotos, Prost y Lauda. Alejado de esta atención debutó un chico llamado Ayrton Senna en el Gran Premio de Brasil (Río de Janeiro) a los mandos de un Toleman-Hart, escudería de escasos recursos que a duras penas conseguía puntuar.

Tras lograr puntuar en su segunda y tercera carrera demostrando su calidad, llegó la carrera de Mónaco, trazado urbano que con sus reviradas curvas embutidas en guardarraíles de acero requieren de una aproximación enfermiza a estos por parte del piloto, solo de esta manera Mónaco te otorga un tiempo competitivo por vuelta.

Por si esto no era suficiente, parece que aquel día las calles de Mónaco querían saber de que pasta estaba hecho aquel joven debutante, de forma que el agua hizo su aparición convirtiendo el circuito en el escenario perfecto para que los pilotos demostraran sus capacidades, pasando la “maquina” a un segundo plano.

Ayrton arrancó la carrera desde el décimo tercer lugar, y tras unas vueltas su ritmo se incremento de tal manera, que los focos se tornaron hacia el Toleman que amenazaba la segunda posición del McLaren-Honda de Lauda, hasta que finlamente Lauda fue rebasado. Solo quedaba “El profesor” Prost en la punta, al que le iba recortando en cada parcial bajo la cortina de agua, pero en la vuelta 31 se paralizó la carrera debido a las condiciones climáticas, que se consideraron peligrosas para conducir, permitiendo a Prost mantener su posición ante el intratable Toleman en manos de Senna, que finalmente logró el segundo puesto.

Estos hechos no pasaron desapercibidos. Lotus-Renault lo fichó al siguiente año,  donde conseguiría su primera pole y victoria. Sus éxitos se fueron sucediendo pero necesitaba un mejor monoplaza para poder disputar el campeonato a Mansell, Piquet o Prost.

En 1988 McLaren fichó a Ayrton, el cual ganó inmediatamente el campeonato con el legendario MP4-4 pese a compartir coche con el bicampeón francés, la rivalidad con Alain Prost es una de las fratricidas que se recuerdan dentro de una escudería, y más tarde fuera de ella.

Un pasaje ilustrador de esta electrizante rivalidad lo encontramos en el Gran premio de Japón de 1989, cuando ambos chocaron, permitiendo a Prost ganar el campeonato (Senna pudo volver a pista y ganar la carrera pero finalmente fue descalificado tras saltarse una chicane al reincorporarse a pista, en una gran polémica). Al año siguiente en el mismo trazado, ya con Prost en Ferrari (tras abandonar McLaren), Senna impacto en la primera curva contra el Ferrari de Prost, teniendo que abandonar ambos. Senna ganaría dicho campeonato.

Pese a semejante hostilidad en pista, Senna dijo por radio  mientras disputaba la carrera de Imola en 1994 “Alain, vuelve, te echo de menos” (este fin de semana, Senna fallecería en trágico accidente).

Prost no fue el único rival acérrimo de Senna. Entre sus mejores duelos también figuran los que libró con Nigel Mansell, del que dijo: “Si Mansell está atrás tuyo, tiene un buen auto y está motivado, ten por seguro que te va a pasar, por arriba de tu cabeza, pero te va a pasar”.

Mas allá de las victorias y campeonatos, Ayrton Senna trascenderá por su fe ciega en sus capacidades y por el trabajo meticuloso en la puesta punto del monoplaza por encima del resto de pilotos, llevando al limite la maquina como en esta ascención de la majestuosa y desafiante curva de Eau Rouge, en el circuito de Spa-Francorchamps.

Durante sus años de competición en Formula 1 se fue fortaleciendo la simbiosis entre el trazado de Mónaco y Senna, resultando inquebrantable. Nadie podía igualar la concentración y confianza del brasileño, que con independencia de la calidad del monoplaza, desplegaba como ninguno toda su habilidad al volante, apurando cada centímetro de pista. Senna ostenta todavía el record con 6 victorias sobre las calles de Mónaco.

Mónaco con Mansell.

Las medidas de seguridad se incrementaron tras su fatídico accidente, salvando la vida de muchos pilotos. Senna sigue muy presente a día de hoy,  su espíritu combativo y ganador son cualidades que han inspirado a grandes campeones como son Fernando Alonso o Lewis Hamilton, los cuales intentan rendir tributo en cada carrera.

“Correr es vida. Todo lo que pase antes o después es simplemente esperar.”

Autor Carlos Molina

By | 2017-04-13T17:13:53+00:00 enero 26th, 2017|Pilotos|0 Comments

About the Author: