24 Horas de Le Mans

Una Carrera de Leyenda

La carrera de las 24 Horas de Le Mans es una de las carreras más prestigiosas de la Tierra, la cual fue inaugurada en el año 1923, durante los días 26 y 27 de mayo. Esta carrera inaugural la ganaron André Lagache y René Leonard, y a este primer trofeo se denominó Rudge Whitworth Cup.

Circuito de La Sarthe

Circuito de La Sarthe

El circuito de La Sarthe da vida a esta mística carrera, con un trazado semipermanente de 13,629 metros, ubicado en Le Mans, Francia. La parte permanente de la pista es conocida como circuito Bugatti (1965) y es donde se encuentra la desafiante curva y frenada Dunlop, mientras que la zona no permanente es usada para la circulación del tráfico el resto del año.

La carrera de Le Mans es una carrera de resistencia durante 24 horas que exige el máximo de los pilotos y por supuesto de los coches de carreras. La concentración y la perfección son una condición sine qua non para optar a la victoria, ya que durante todo un día, la máquina y el hombre son probados al límite, y ante el más mínimo vestigio de debilidad, Le Mans es implacable (y sino que se lo pregunten a Toyota que perdió la victoria en 2016,  a falta de unos minutos para acabar).

Sabor a Competición

Le Mans

Le Mans

Le Mans es sinónimo de competición, a lo largo de la historia las mejores marcas del planeta han ido al circuito de La Sarthe para batirse y superarse a sí mismos. Marcas como Bugatti, Alfa Romeo, Jaguar, Mazda, McLaren o Ferrari saben lo que es sobrevivir al día y a la noche, siendo los más rápidos para saborear el champagne.

Pero el rey de Le Mans es Porsche con 18 victorias, que comenzaron a inicios de la década de los 70 con el recordado Porsche 917. Le sigue muy de cerca Audi, que es el auténtico dominador del siglo XXI.

En cuanto a pilotos el más aclamado es Tom Kristensen que ostenta 9 victorias con 3 equipos diferentes, Audi, Porsche y Bentley, seguido por el subcampeón mundial de Fomula 1 Jacky Ickx, con 6 victorias.

Jacky Ickx fue un auténtico apasionado del mundo del motor, compitiendo en multitud de competiciones diferentes, y pilotando para marcas tan prestigiosas  como Ferrari, Porsche o Ford, con esta última obtendría su 1ª victoria en Le mans, a bordo del icónico Ford GT 40.

Una Vida que Da para Mucho

Desde que se celebra esta carrera casi centenaria ha habido muchos acontecimientos memorables que forman parte de la historia. Uno de ellos fue la destrucción del circuito a causa de los bombardeos durante la 2ª Guerra Mundial, periodo que impidió disputar este evento durante casi toda la década de los años 40.

Tras ello todo el empeño del organizador ACO (Automobile Club de l’Ouest) no era otro que recuperar Las 24 horas de Le Mans, además la población local se implicó para recaudar el dinero necesario para su reconstrucción. El esfuerzo del ACO, el Gobierno Francés o incluso el Bristish Racing Drivers´ Club, dio sus frutos y en 1949 finalmente la carrera de Las 24 Horas de Le Mans volvió a latir para disfrute de todos. ¡Merci!

Desde entonces el circuito ha experimentado remodelaciones para mejorar la seguridad frente a los accidentes. Uno de los accidentes más graves se produjo en el año 1955, cuando una colisión desafortunada entre el Austin Healey pilotado por Lance Macklin y el Mercedes de Pierre Levegh hizo que este último “despegara” literalmente, precipitándose de forma descontrolada hacia la tribuna donde estaba el público.  En este trágico suceso fallecieron 82 espectadores y el piloto de Mercedes, situación que provocó el abandono de la prueba por parte Mercedes, pero también de las competiciones en general, hecho que perduraría hasta el año 1989.

Las 24 Horas de Le Mans no es la única carrera que se ha realizado bajo el trazado perteneciente al circuito Bugatti. En él se han disputado carreras de MotoGP, pruebas de DTM o incluso la carrera de 1967 perteneciente al calendario oficial de Formula 1, que se adjudicaría Jack Brabham.

Le Mans, Más que una Carrera

En la carrera han cambiado algunas cosas como la propia salida, que hoy en día es lanzada, pero hasta el año 1969 se realizaba con los pilotos corriendo hacia su coche, todos menos Jacky Ickx, el cual fue andando en 1969, algo que no le impidió vencer finalmente.

Ha habido muchas rivalidades a lo largo de la historia, pero hay una muy recordada que data de los años 60, periodo en el cual Ferrari dominaba Le Mans pero su economía distaba mucho de ser tan  exitosa. Por esta circunstancia, Il Commendatore de Ferrari (Enzo Ferrari) entró en negociaciones con el presidente de Ford, Henry Ford II.

Cuando todo parecía encaminado para la venta de Ferrari, Enzo se arrepintió y abortó la operación. Esta acción provocaría una vendetta deportiva, para la que Ford fabricó un coche a conciencia para batir a Ferrari, objetivo que consiguió de forma continuada desde 1966 hasta 1969. El nombre del coche seguro que te suena, Ford GT40.

Steve McQueen

Steve McQueen

Las 24 Horas de Le Mans han trascendido más allá de los límites del contexto del motor, por ejemplo al mundo del videojuego o al cine, caso este último donde Steve McQueen nos recreó magistralmente las sensaciones de este acontecimiento en el magnífico film Le Mans (1971).

También hay que hacer una mención especial al público que acude a las 24 Horas Le Mans, la verdadera gasolina de esta carrera, que congrega a más 250.000 personas en sus gradas ¡Espectacular!, el cual ha hecho posible que la recta de Mulsanne la recorran auténticos pura sangre, como el Alfa Romeo 8C, el Ferrari 250 LM, el Ford GT40, el Porsche 917K, el Mazda 787B (con motor rotativo tipo Wankel), el McLaren F1, o el Audi R18 e-tron.

El rápido circuito y las largas rectas hicieron que la aerodinámica se volviera fundamental, de tal manera que se desarrolló para dirigir los flujos de aire con el fin de ganar carga aerodinámica y velocidad. Se han llegado a sobrepasar los 400 Km/h en Le Mans por coches como el Sauber Mercedes C9 o el WM P88-Peugeot.

El triunvirato  formado por las 24 Horas de Le Mans junto a las 500 Millas de Indianápolis y el Gran Premio de Mónaco de Formula 1 forman parte de un logro (no oficial) llamado la Triple Corona, título que ostenta únicamente Graham Hill (campeón mundial de F1).

Autor Carlos Molina

By | 2017-04-13T17:17:44+00:00 enero 24th, 2017|Carreras y eventos|0 Comments

About the Author: